Moonlight

 Moonlight (titulada Luz de luna en Latinoamérica) es una película dramática estadounidense cuya dirección corresponde a  Barry Jenkins, al mismo tiempo guionista del film.

La película tuvo su estreno mundial en el Festival de Cine de Telluride en Septiembre de 2016 y se estrenó en Estados Unidos en octubre del mismo año.

Este film fue nominado a varios premios del cine, 74.ª edición de los Premios Globo de Oro, 89.ª ceremonia de entrega de los Premios Óscar donde ganó 3 estatuillas en las categorías de Mejor Actor de Reparto (Mahershala Ali), Mejor Guión Adaptado (Barry Jenkins y Tarell Alvin McCraney) y Mejor Película, siendo esta última donde se desataría la controversia al anunciarse por error que otro film era la ganadora en dicha categoría.

Moonlight cuenta la difícil infancia, adolescencia y madurez de un chico afroamericano que crece en una zona conflictiva de Miami. Se divide en tres partes:

  1. Little (pequeño)

Chiron (Alex Hibbert), es un niño tímido/ retraído apodado “Little” por su personalidad y tamaño. Se encuentra perseguido y maltratado por los demás niños del barrio pero Juan jefe de distribución de drogas, lleva a Chiron a su casa, donde vive con Teresa, su novia. Después de la cena, Chiron decide pasar la noche con la pareja y, a la mañana siguiente, Juan ofrece llevar a Chiron con su madre, Paula, una mujer abusiva y drogadicta.

La única persona que mantiene una buena relación con Chiron es Kevin, quien comienza a crecer unido a él. Chiron y Juan siguen pasando más tiempo, juntos. Además, Juan le enseña a nadar mientras le aconseja que debe escoger su propio camino por la vida. Una noche, Juan se da cuenta de que uno de sus clientes fumadores estaba con Paula en un coche. Juan le reclama a Paula que vaya a ver a su hijo y ella reacciona violentamente. A la mañana siguiente, Chiron admite el odio hacia su madre a Teresa y Juan. Más tarde, Chiron se enfrenta a Juan al enterarse de que vende drogas y su madre es su clienta.

  1. Chiron

Chiron, ahora adolescente, es acosado frecuentemente por uno de sus compañeros, Terrel aunque sigue siendo amigo cercano de Kevin. Paula, la madre de Chiron, ya se ha convertido en adicta al crack y tiene comportamientos extraños obligando a Chiron a que le dé dinero. Teresa y Chiron siguen siendo amigos, además, Chiron pasa la noche en su casa porque su madre estaba con un hombre. Juan ya ha fallecido.

Un día, Chiron visita a Kevin en la playa cerca de su casa. Mientras fuma, ambos discuten sus ambiciones en la vida y Kevin le da a Chiron un nuevo apodo, “Black”. Después, los dos chicos se besan y luego se masturban.

A la mañana siguiente, Terrel presiona a Kevin para que golpee a Chiron a la salida de la escuela. Chiron se niega a quedarse en el suelo, obligando a Kevin a golpearlo varias veces. Cuando Chiron es incapaz de levantarse, Terrel y otros amigos comienzan a patearlo hasta que llega un guardia de seguridad. Al día siguiente, Chiron entra en clase y rompe una silla en la espalda de Terrel. Chiron es detenido posteriormente y llevado por un coche de policía.

III. Black

Ahora, un adulto endurecido, Chiron, es jefe traficante de drogas en las afueras de Atlanta, y es conocido por el sobrenombre de “Black”. Lleva una vida similar a la que llevó Juan. Chiron recibe llamadas frecuentes de Paula, para pedirle que la visite. Una noche, Kevin lo llama , y le dice que le gustaría volver a verlo y hacer las paces.

La película supone una ruptura con el arquetipo de personaje afroamericano que solemos ver en el cine. “Cuando creces, te dicen que siendo un hombre negro tienes que ser mejor que tus colegas. Tienes que ser fuerte, masculino y la fuerza más dominante siempre. Así que automáticamente te bloqueas y no piensas que sea posible mostrar ningún tipo de vulnerabilidad en ti”

Mateo Sancho comenta  si uno podría pensar en un  cine de “despertar sexual a la contra” . “El amor de instituto no es lo más original quea uno se le pueda ocurrir, pero es cierto que la primera escena de sexo es, por su minimalismo, su premura y esa culpa que pendula sobre una noche en la arena, una de las secuencias más poéticas del año. Y que, para muchos de nosotros, la escena en la que el niño que sufre bullying por mariquita ni siquiera sabe lo que es la homosexualidad es tan verdadera (y ahora sí, nunca vista) que nos desarma por su potencia. Pero quizá lo extraordinario de ‘Moonlight’, o del momento en el que vivimos, sea que la película, en realidad, a lo que obliga es a quitarse la lentes de cine homosexual porque este supuesto género ya puede permitirse transitar lugares comunes sin que por eso signifique renunciar a su calidad o a su validez en el discurso y, sobre todo, como también hicieron ‘Brokeback Mountain’ o ‘Una jornada particular’, acaba diluyendo su contenido homosexual para hablar de sentimientos oprimidos, sean o no minoritarios”.

Es por eso que, aun dentro de sus errores y una notable falta de innovación formal y temática, ‘Moonlight’ es un tríptico vital universal que ilumina de manera tenue y hermosa la difícil supervivencia de la pureza en las vidas apretadas. Qué desvela cómo machacamos lo que más queremos y cómo nuestras vidas muchas veces toman un día el camino contrario a lo que realmente queremos y nunca somos capaces de cambiar de dirección. Nos habla de las cápsulas de anhelo que quedan enquistadas en las pieles duras y la belleza salvaje con la que emergen. De la importancia redentora de un solo gesto de cariño en toda una vida de azotes. Nos habla de la dolorosa consagración a lo que nunca sucedió y de las vidas en compás de espera. Y nos habla de todo eso sin apenas hablar, en los márgenes de la aparente denuncia eclipsados.” http://www.revistagq.com/noticias/cultura/articulos/moonlight-oscar-2017-cine-gay/25371

moonlightEl director expresa: “Para mí, el mundo es un lugar tan agresivo, y esto es una agresión suave, este término se llama poder blando. Estados Unidos es un país que tiene mucho poder blando, porque nuestras imágenes se han extendido hasta ahora en todo el mundo. Creo que, dentro de la sociedad estadounidense, el poder suave nos afecta enormemente. Creo que enseña a los niños y les dice así es como caminas, así es como se les habla a las mujeres, así es como tratas a otros hombres. Esa idea tiene que ver con fortalecer tu masculinidad para que alguien no te la quite, lo cual es una noción muy anticuada”.

Rooney, crítico de cine,  llegó a la conclusión por escrito que Moonlight “golpeará acordes para cualquier persona que ha luchado con la identidad, o para encontrar conexiones en un mundo solitario”. En una revisión uniformemente positivo para Time Out New York, Joshua Rothkopf dio a Moonlight un total de cinco estrellas de cinco, alabando la dirección de Barry Jenkins y dando una voz de la película como “sin duda, la razón por la que vamos al cine: a entender, a acercarse, a doler, es de esperar con otro”.

Crecer siendo negro y gay: crítica de “Moonlight” y entrevista a Barry Jenkins (extracto traducido) por Juan Roures en http://www.dosmanzanas.com/2017/02/crecer-siendo-gay-y-afroamericano-critica-de-moonlight-y-entrevista-a-barry-jenkins.html

He optado por traducir un extracto particularmente interesante de una entrevista publicada en la página web Complex [ver entrevista original en inglés].

El reparto de Moonlight es increíble. Los tres Chirons están magníficos. Sé que nunca se conocieron, pero ¿les diste indicaciones específicas que conectaran su trabajo?

Rodamos la película casi secuencialmente, con lo que traté de tenerlo en mente en la forma de confeccionar los diálogos o incluso a la hora de filmarlos; también hay acciones que se repiten una y otra vez. Hay lazos visuales, sí, pero casi todo es obra del casting. Yo sentí que, como el personaje cambia tanto a lo largo de la historia, es lógico que lo interpreten personas diferentes, siempre y cuando transmitan el mismo sentimiento, lo cual encontré en los ojos de estos tres actores.

¿Nunca quisiste seguir el camino de Boyhood y rodar el filme en 12 años?

La verdad es que adoro a Richard Linklater. Y es curioso, porque mi primera película estaba claramente influida por Antes del amanecer (1995) y esta, que se creó sin tener nada que ver con Boyhood (2014), ha terminado viendo la luz después y por tanto siendo comparada con aquella. “Mierda, otra vez igual”, pensé al oír hablar de ella poco antes de que diera comienzo el rodaje. Lo que él ha hecho es increíble, pero son dos películas diametralmente distintas. Y creo que la razón por la que los actores son distintos en mi película es que el mundo de Moonlight cambia radical y dramáticamente, mientras que el mundo de Boyhood permanece relativamente inalterado.

¿Y qué te interesaba de la narrativa queer?

No diría que me interesa la narrativa queer; no fue eso lo que me atrajo del proyecto. Básicamente, Tarell Alvin McCraney y yo crecimos en ambientes tan similares que yo sentí que éramos la misma persona con la excepción de la sexualidad. Cuando leí la obra pensé que esta historia necesitaba ser contada por un cineasta queer. Siempre me he considerado un aliado de la causa LGTB y esta era una oportunidad de poner en acción esa empatía. Decidí que, si era respetuoso con la voz de Tarell, esta era una forma de que yo, como hombre heterosexual, pudiera llevar esta historia al mundo con la misma sutileza y el mismo respeto de alguien que hubiera tenido la experiencia en primera persona. Sólo entonces me adjudiqué la autoría de la obra. Aparte, la homosexualidad no es la única identidad desarrollada por el filme.

Exacto, Moonlight también es la historia del crecimiento de un chico negro…

De un chico negro pobre con una madre adicta. Es curioso: nunca hubiera pensado que todo eso pertenecía a esta historia de no habernos pasado a Tarell, a mí… y quién sabe a cuánta gente más.

¿Cuál es tu opinión de la cinematografía negra?

Es curioso, me preguntan mucho por el movimiento “Oscars So White” y es algo espinoso porque la gente está metiendo todos los filmes afroamericanos del último año en el mismo saco. Mi película no tienen nada que ver con Fences, la cual no tiene nada que ver con Queen of Katwe, que a su vez tiene poco que ver con El nacimiento de una nación o Enmienda XIII. Pero la gente las conecta como respuesta a lo que sucedió el año pasado. Y yo pienso: me llevó tres años y medio hacer esta película. De ser una respuesta, lo es a algo que estaba presente desde hace mucho más tiempo. Cuando hablamos de estos temas en relación a lo que aconteció hace unos meses, estamos ignorando a todos aquellos que hace años decidieron que esta mierda tiene que acabar.

Cristina Tania Fridman ( recolección del material y traducción)